Archivos Mensuales: septiembre 2006

Pequeño apuro de conexión

Cada vez que llueve fuertemente es normal que se pierda la conexión de internet por unas horas. Por acá últimamente nos ha caído fuerte el agua, la semana pasada hubo un día en que empezó a llover en la noche y no paró hasta el otro día ya entrada la tarde. Según mi madre, estuvo relampagueando y se escuchaban fuerte los truenos, yo ni me dí cuenta porque afortunadamente tengo el sueño muy pesado y con una hora o dos dormido tengo suficiente para descansar -lo demás ya es flojera-. Saliendo del trabajo quise descargar a mi Pc la versión de prueba del Adobe After Effects para empezar a trabajar animaciones pero……no tenía internet. Supuse que la lluvia tendría algo que ver, que quizá provocó la caída del sistema y no tuve de otra mas que esperar a que se reestableciera.

Pasaron 2 días y seguí sin conexión y dije “es suficiente”. Revisé que el cableado estuviera bien, cambié el filtro telefónico y nada, seguía sin conexión; llamé a mi proveedor de internet como 10 veces y una máquina contestadora daba el desesperante mensaje de: “el teléfono al que usted marcó está descolgado o fuera de serviciio, por favor llame más tarde”. ¡ME LLEVA!

Empecé a creer que una vez más una descarga eléctrica me había hechado a perder el módem de la VAIO, ya pasé una vez por eso y no es nada agradable, esa ocasión no tuve que pagar ni la reparación ni el repuesto porque aún contaba con la garantía que me dió Sony, pero ahora ya no la tengo y seguramente iba a desembolsar entre $600 u $800 si es que era por esto. No quería llevarla a revisar porque si el modem estaba bien, aún así me cobrarían $450 por la revisión, y poco rato después escuché unos gruñidos cerca del regulador de voltaje, era un méndigo ratoncito que se acababa de colar a la casa.

Tengo que agradecerle al pequeño roedor que pasara por ahí porque sino, nunca habría reparado en el regulador, lo saqué y revisé que el botón no se hubiera botado del aparato pero ahí estaba, entonces probé las entradas de línea que tiene para suprimir picos y ¡SÍ!, ¡Ahí estaba la falla!. Con los cambios de voltaje se fregó la entrada de señal del regulador, lo cambié por el que tengo en mi cuarto esperando que no se hubiera quemado el modem de la VAIO y por fin tuve internet otra vez; más tarde descargaré el After Effects durante 5 hrs según marca el asistente de instalación.

Esta mañana antes de venir a trabajar, me encontré al pequeño ratón prensado por el cuello en la trampa, si acaso es el mismo de ayer, espero no me haya tomado como un malagradacido, pero seguramente habrá tenido suficiente con los rollos de papel que dejó roídos.   

Plan frustrado…..de momento

Suponía que ésta iba a ser mi última semana en el ciber; suponía que ayer iba a decirle al dueño que ya no trabajaría aquí; suponía que a partir de la semana entrante por fin empezaría de lleno con mi propio negocio pero no será así; en casa me dijeron “espera”.

Si hay algo que tengo es muuucha paciencia, en ocasiones demasiada para mi gusto, pero parece que para seguir en el ciber ya no tengo tanta como quisiera.

Todos los que han trabajado en un ciber, que no esté ubicado en un lugar céntrico, ni cerca de una preparatoria o universidad sino más bien en una colonia popular me entenderán; pues seguramente sabrán lo que es atender a una buena cantidad de niños y adolescentes impacientes, que no saben navegar en la red y hacer redacciones en word, que son las acciones más básicas para los trabajos de escuela. Al principio yo no tenía problema con esto, de hecho en los casi dos años que llevo aquí procuro explicar a la gente las cosas que deben hacer para realizar sus trabajos -y así facilitar un poco el mío- , pero parece que a la mayor parte de estas personas no les interesa aprender nada, conservan un pensamiento conformista y derrotista de “nunca entenderé esto”, “solo quiero entregar un trabajo sin importar la información que lleve”, “no importa lo que haga, el maestro (a) no lo lee”, etc.

Es demasiado frustrante ver que por más que uno trate de enseñar a hacer algo de bien la gente no lo valore, supongo que todo se reduce a la educación que se nos da en casa. A mí nunca me llevaron con alguien para que me hiciera las tareas o algún trabajo manual, mi madre por más cansada que estuviera siempre me enseñaba como debía hacer las cosas pero nunca me hacía la tarea, o decía que me juntara con los niños más inteligentes de la escuela y que les preguntara cómo se hacía ésto o aquello.

Afortunadamente también hay gente -muy contada- que sí demuestra hambre de saber, de ser más independiente; es este tipo de personas a las que realmente da gusto atender porque te cuetionan, y si no sabes algo te obligas a investigar y aprender para que la siguiente vez puedas ayudar mejor.

No hay de otra, tendré que esperar por lo menos hasta fin de año, cuando mi hermano regrese de su servicio social, o al menos eso intentaré.

    

Altas y bajas

Cuando por fin terminé de descargar Robotech, me encontraba emocionado porque tenía cerca de 20 años sin verla -5 de ellos tratando de conseguirla completa-; y sí, por fin la vi en mi ordenador ¡PERO DESEABA VERLA EN MI Tv!.

No podía pasarla a DVD por una simple razón, cada uno de los capítulos estaba encodeado con video Divx y audio .ogm u .ogg mmmm… no recuerdo bien pero para el caso es lo mismo porque ni el Click to DVD ni el Nero 7 podían decodificar estos archivos y mi entusiasmo se cayó. Entonces me fuí al google y encontré la página de “Mundo Divx” y, gracias a los administradores del sitio que lo mantienen con muy buena información, por fin, ahora ya tengo -después de muuucho tiempo- en DVD poco más de la mitad de esta serie.

Fué fácil recodificar los capítulos, pero también muy tardado por que no son pocos, había que pasar a .avi cada uno de los 85 capítulos mediante el Virtualdub Mod y el Dbpoweramp, y ésto me tomó entre 4 y 5 días.

Bueno ya estaba listo para quemar los DVD´s cuando mi emoción se fué nuevamente por los suelos, y es que tanto Nero 7 como Click to DVD me hacían la codificación de los videos pero, el méndigo quemador se paraba a los 3 minutos antes de que se terminara la transferencia a disco, lo cual era un gran problema.

Ya había notado esta falla 2 o 3 semanas antes, pero creí que era porque algún archivo de película estuviera dañado, pero no era así; además de trabajar en un ciber también le hago a la grabación de eventos sociales, después de editar 2 trabajos que me salieron, tampoco pude pasarlos a DVD, y ahí sí me preocupé.

Por más que le busqué en los controladores del quemador no encontré falla, y la garantía de la Pc había expirado justo a principios de agosto por lo que me hice a la idea de tener que pagar $450 SÓLO POR LA REVISIÓN de la computadora, si había que comprar otro quemador fácilmente habría gastado poco más de $1000.

Le planteé mi problema a uno de los técnicos que revisan las computadoras del ciber y me dijo: “compra otro quemador”.

Esa respuesta no me gustó nadita nadita, entonces con la pena le hablé a un amigo que tenía como 3 años de no ver y que sabe más que yo de estas cosas, él se llevó la unidad de DVD y la probó en su Pc, y resultó que SÍ FUNCIONÓ, eso me alegró, pero me preocupó aún más porque si la falla no era del quemador entonces era problema de mi VAIO, la cuál también tuvo que dejar mi casa por una semana.

Por más que le buscó no encontró el problema, y mi preocupación aumentó no por pasar Robotech a DVD, sino por los trabajos que debía entregar, mi amigo me habló y me dijo “hay que restaurar el sistema”.

Esto ya lo había hecho con la función de restauración de la VAIO antes de que se la llevara pero no me solucionó nada, se lo dije y me preguntó: “¿ya probaste con los discos de restauración?”; ¡NO!, y afortunadamente creé esos discos a pocos días de adquirir la VAIO, en ése entonces los hice a regañadientes porque pinché el botón para crear los discos y la comp. ya no permitía hacer nada si no terminaba el proceso, y justamente tenía sólo los 6 CD´s que se requerían.

¡AHHH! No cabe duda de que soy afortunado, los discos los creé por pura casualidad y a poco más de un año me sacaron de un buen problema.

Vicios

Durante el tiempo que llevo de trabajar en el ciber he visto pasar mucha gente, pero los que más vienen son jóvenes de entre 13 y 19 años. Muchos de ellos siguen viniendo otros no (los que saben que no permito la pornografía y los desmanes en mi trabajo), es deprimente que cuando salgo de aquí me he encontrado con chavos bien drogados, chavos que antes venían muy seguido y que por una u otra razón empiezan a dejar de ir a la escuela e inician el camino del thinner y el tolueno; incluso los he visto antes de las 10 am pidiendo dinero para comprar esa porquería, a veces hasta llegan al ciber a pedir dinero con el hedor de esos inhalantes y con los ojos irritados.

Esto lo he visto casi desde que entré a este lugar -para finales de noviembre ya harán 2 años-, hasta me he visto en la necesidad de correrlos y “acompañarlos” hasta la entrada del edificio en la planta baja.

Creo que por eso el dueño del lugar me tiene confianza, yo no tengo miedo a las represalias que se puedan originar como otros chavos que han trabajado aquí; pero si me da pena por esos chavitos que empiezan a desperdiciar su vida de esa forma.

16 de Septiembre

Nunca he sido de los que festejan cada año esta fecha, por ello no platicaré nada acerca de la independencia, no me malentiendan, a mí me gusta mucho la historia, especialmente la de nuestro país, pero no comparto la opinión de celebrar algo solo una vez al año, prefiero practicar los valores que los días festivos promueven siempre que tenga la oportunidad pero……, no iba a comentar nada de eso.

Este pasado día 16 se me hizo eterno, me pasé buena parte del día en un autobús camino a Dr. Arroyo en busca de mi “desaparecido” e inconciente hermano.

¡Vaya! había olvidado cuánto me gusta viajar, no importa a donde, el hecho de salir de la rutina y estar solo lo hace aún más disfrutable. Para empezar la llegada a la Central de Autobuses es toda una odisea, más cuando se te hace tarde y vas corriendo entre la gente a fin de no perder el camíón, lo perdí, y me cambiaron el boleto para la siguiente corrida de una hora más tarde, no hubo de otra y tuve que esperar en la sala. Para no aburrirme me llevé el libro de El Alquimista de Coelho pero la voz de la anunciadora no me permitía concentrarme así que solo me dediqué a vagar por la estación. Así, me volví a sentir como niño, no sé que tengan este tipo de lugares que hace que uno entre en una especie de trance, el tiempo transcurre pero sin la rapidez a la que uno está acostumbrado y al menos en mi caso eso es muy cómodo. Uno ve tanta gente desconocida y sin embargo se siente la curiosidad de saber de donde viene y hacia dónde se dirige cada una de ellas.

Para cuando llegó mi turno de abordar el autobús, me sorprendí de que fuera muy poca gente en él, todas las ocasiones anteriores en que he salido de esta ciudad me he encontrado con un lleno total de las unidades, pero ese día no, y ahora que lo pienso, sé porqué era así; no me dirigía a una gran ciudad y además, con la prisa ni me dí cuenta que el boleto que había comprado era para un servicio del tipo “Económico”, sí el que se va deteniendo cada media hora para subir gente y, que increíblemente permiten la subida de vendedores ambulantes.

Sin embargo cuando ya estaba bien entrado en la carretera eso dejó de importar porque todo se minimizaba al momento de ver espacios tan abiertos, limpios, verdes y azulados a través del cristal; el tipo de lugares que jamás podría ver en la ciudad. También, veía a la gente que vive en el campo, en verdad son de admirar miren que viajar a lugares lejanos para trabajar, en camiones más caros, y que seguramente no pasan tan seguido debe ser muy duro.   

Pero lo que me gustó más del viaje fué que a 40 minutos -más o menos- de llegar a Dr. Arroyo, el camión se internó en la sierra, tenía años que no veía árboles tan grandes, no sé de que clase eran pero si se veían enormes, eso sí, el camino tenía muchas curvas que además no eran muy distantes unas de otras y si llegaban a provocar un poco de mareo pero aún así me gustó salir de viaje una vez más.