Archivos Mensuales: julio 2007

Trino y El Santos

Allá por el 98 o 99 cuando estaba en la facultad, conocí a un amigo con aspiraciones de monero que muchas veces hablaba de un tal Trino y un tal Jis, la verdad yo no sabía nada acerca de estos tipos hasta que un día llegó a mis manos un compilatorio de tiras cómicas llamada:
“El Santos”.
¡Uta! no paré de reirme con las ocurrencias que veía plasmadas en el papel, porque el sentido del humor ácido es realmente bien contado con palabras malsonantes (aún no sé porqué se les llaman “groserías” ó “maldiciones”) y dibujos que tienen una estética “horri-divertida” muy atinada a las situaciones que muestran las tiras.

Sigo sin saber nada acerca de Trino y Jis, excepto que “El Santos” no es la única serie de tiras cómicas que ellos ilustran, también están los trabajos de “Don Taquero”, “Pipo y Don Calvino”, “El Rey Chiquito”, las “Crónicas de Marte” y las “Fábulas de policías y ladrones” (las dos últimas, actualmente aparecen en algunos periódicos).

No sé porqué pero por un buen rato ya había olvidado estas grandes tiras cómicas, pero por accidente acabo de encontrarme con la página web de Trino http://www.trino.com.mx/ (que cuenta con una acertada interacción en Flash), en ella hay muestras de cada una de sus tiras y ¡Órale!, ¡Animaciones de El Santos! con sus camaradas La Tetona y El Peyote.
Por lo que ví en otro blog, estas animaciones ya tienen su tiempo circulando en internet pero la verdad yo no las había visto (y eso que trabajaba en un ciber, pero el méndigo killerpollo era el rey, cómo me alegré cuando lo hackearon, pero lamentablemente ya está de vuelta), no sé cuántos son pero en youtube parece que hay hasta diez, sólo que no busquen por “Trino” porque si lo hacen, la única animación que saldrá es una méndiga basura que no tiene un solo segundo de gracia.

Aquí una animación de El Santos en youtube, pero es mejor verlas en la web de Trino.

Descanse en paz Pepe Espinosa

pp

Dentro de las cosas que más me gustaban cuando era un puberto, era ver los partidos de basquetbol que en México fueron transmitidos por Tv Azteca; también tuve la oportunidad de verlos por cable en ESPN con algunos amigos pero definitivamente prefería a la televisora mexicana por una razón: los comentaristas Pepe Espinosa y Enrique Garay.

Me gustaba mucho como estos dos comentaristas narraban la acción dentro de la duela, en verdad te metían al juego con todas las estadísticas que manejaban, la forma en que se prendían con las acciones del juego era muy contagiosa y sus puntadas, ¿Quién podría olvidar las jaladas con las que salían?, como las de los promocionales de Wonder “el pan de los campeones” con sus infinitas y a veces raras combinaciones de ingredientes para crear el sandiwch de los campeones jajaja.

Enrique era el más prendido y gritón de ellos, pero Pepe también tenía su fuerza y además, él era el que le daba esa calma necesaria que toda transmisión deportiva necesita para después subirnos una y otra vez la adrenalina durante un juego.

Aparte del basquetbol, estos 2 chavos (lo digo por la energía que expresaban) también estaban a cargo de los comentarios del futbol americano, cosa por lo que empecé a ver y disfrutar de este deporte (si hubieran narrado futbol soccer quizá también le habría tomado gusto, pero no).

Desde hace un buen tiempo Tv Azteca dejó de transmitir basquetbol por algunas trabas que ponía la NBA (principalmente económicas), pero aún podía escuchar a estos señores en el futbol americano, siempre con la esperanza de que algún día los volvería a oir en el basquetbol como en aquellos años en que los Toros de Chicago eran imparables con Michael Jordan, (vaya, como me gustaba verlos contra los Knicks y los Suns, aún recuerdo aquél partido con los Suns en que se fueron a triple tiempo extra, CON TODO Y JORDAN).

Lamentablemente, Pepe murió esta madrugada del 4 de julio por neumonía, pero deja un gran recuerdo en los aficionados que durante años disfrutamos de sus narraciones deportivas, en mi caso especialmente en el basquetbol; si alguna vez la NBA vuelve a Tv Azteca ya no será lo mismo sin este gran Señor del deporte, descanse en paz.