Archivos Mensuales: abril 2011

Ahora sí….de vuelta y….

…desahogándome?….tal vez ya no, simplemente olvidando.

Cuando me retiré del blog -hace más de un año-, lo hice porque acababa de conseguir trabajo, no muy bueno, pero trabajo, después de dos años sin algo “formal”. Y aclaro que escribía principalmente para pasar el rato y no rendirme a la depresiòn por tal inestabilidad.

Conseguí trabajo y paré en una oficina en la que en ése entonces para mí resultó ser muy disfrutable; sobre todo porque, aunque estaba ligada a Gobierno del Estado; el despotismo, la hipocresía y la falta de sentido común que veía en jefes de otras oficinas -y gente que acudía a realizar trámites- no estaba tan presente en las actividades que debía realizar.

Punto aparte, quien fuera mi jefa directa resultó tener muchas afinidades conmigo, en lo laboral, gusto por el trabajo evitando en lo posible las postergaciones; escuchaba mis propuestas para mejorar y agilizar el trabajo -que desgraciadamente por cuestiones de pólitica no todas se ponían en práctica, jum, después de todo…hay que mantener “dormida” a la gente para evitar algunos “inconvenientes” para la desorganizada organización; en lo personal, gusto por algunas cosas como la música, en ese entonces, la ideología de vida, gusto por el sarcasmo y…. algunos etcéteras más pa´ya no escribir tanto y acabar rápido jeje. En fin, me hacía sentir útil y necesario, “importante”, al grado de que realmente me comprometí demasiado para cumplir con las necesidades del trabajo; salidas tarde, asistencia en días de descanso, actividades como diseño e impresión, servicio técnico a “nuestras” computadoras que, gracias a que sé hacerlo, nos ahorraba tiempo en esa méndiga y repugnante burocracia; incluso llegué a mezclarme un poco en ése mundillo hipócrita del proselitismo político, aunque eso sí, manteniéndome derecho para no avergonzarme de nada y conservar el respeto hacia mí mismo.

Todo eso se acabó hace poco más de un año; cuando sucedió lo que unos meses antes ya había previsto; mi jefa y yo teníamos demasiadas cosas en común pero, en una muy importante era en la que estábamos cambiando, el pensamiento acerca de la importancia del trabajo en la oficina.

Desgraciadamente en todas partes la gente busca sobresalir sin importar a quien se pisotea, y en el ambiente de la Polaka mucho más; y en ese afán de querer “quedar bien” suceden dos cosas; se olvida el respeto y la lealtad por quien ha estado a nuestro lado ó, como se dice comúnmente, “se saca el cobre”.

(Mmmmm…. como tengo que hacer algunos pendientes antes de dormir, y no tengo que quedar bien con nadie, terminaré de escribir esto otro día jeje, seguramente mañana…)

Anuncios