Archivo de la categoría: Familia y amigos

Mi Hermano

¡Por fin!, Hace unos días, después de 5 escuelas distintas se gradúa mi hermano de la Escuela de Enfermería ¡Bien por él!.

Para su Servicio Social lo han mandado por un año a un municipio nada cerca a la Cd. -a 4 horas de casa en autobús-.

Le he dicho que al fin descansaremos un rato de él, por la rivalidad natural de hermanos; pero la verdad, se le va a extrañar, ahora con quién voy a pelear, quién me va a hacer los mandados, quién encenderá mi Pc para que termine de descargar la serie Robotech cuando no estoy en casa, ¿QUIÉN? ¡Vaya que es necesario un hermano!

¡Felicidades Paco!

No vayas a caer en la apatía que muchos enfermeros(as) muestran a la gente que acude a ellos en busca de ayuda, si llegaras a hacerlo, te juro que te cuelgo de los……..¡Lo Juro!

Recordando al gato

escanear0002.jpg

Hice un dibujo al pastel del Mochuelo,
nunca le tomamos una foto,
¡Me lleva!

Cuando el MOCHUELO -en paz descanse- estaba en casa, el canijo no dejaba nada de los ratones que se nos colaban, y éso que lo teníamos bien alimentado con croquetas, trozos de WHISKAS -no recuerdo si así se escribe-, y con comida que nosotros mismos consumíamos para que no le aburriera el menú; eso sí, parecía disfrutar mucho de la cacería porque ratón que veía, ratón que se metía bajo el sillón sólo para ser amedrentado por el MOCHUELO, que lo seguía y no tardaba en lanzarlo por el aire de un lado a otro de la sala, incluso, muerto el ratón, el muy méndigo lo seguía aventando una y otra vez hasta que se aburría y pensaba que ya era hora de comer.

¡AAAAGGGGG!, y pensar que con esa boca nos hacía cariñitos.

Hasta luego Héctor

Héctor

Hoy escribo la primer entrada de mi blog, y quiero dedicarla a uno de mis más grandes camaradas Héctor M. T, quien lamentablemente falleció durante la pasada Semana Santa. Se adelantó un buen amigo que deja el mejor de los recuerdos en la memoria de cada una de las personas que lo conocimos.

Él era el típico chavo que agradaba a las chicas, fue “el carita” del grupo de amigos que nos juntábamos en la prepa. Se apasionaba por el rock n’ roll, tocaba sus guitarras y se volvía loco con cualquier rola metalera, en especial del grupo Deep Purple.

Decir que lo extrañaremos, tanto su familia, como sus amigos; es algo que se queda muy corto en palabras; yo en especial, me siento vacío cuando pienso que ya no estará por ahí contagiando de energía y alegría a cuanta gente se le hubiera puesto enfrente; pero cuando recuerdo todas las experiencias que vivimos, en especial el grupo de tres amigos, me vuelvo a llenar y doy gracias de haberlo conocido y sobre todo de haber sido su amigo.

Donde quiera que estés Héctor, siempre te recordaremos y solo queda decirte:

Hasta luego hermano, ya nos veremos de nuevo.