Archivos Mensuales: julio 2006

Mi Hermano

¡Por fin!, Hace unos días, después de 5 escuelas distintas se gradúa mi hermano de la Escuela de Enfermería ¡Bien por él!.

Para su Servicio Social lo han mandado por un año a un municipio nada cerca a la Cd. -a 4 horas de casa en autobús-.

Le he dicho que al fin descansaremos un rato de él, por la rivalidad natural de hermanos; pero la verdad, se le va a extrañar, ahora con quién voy a pelear, quién me va a hacer los mandados, quién encenderá mi Pc para que termine de descargar la serie Robotech cuando no estoy en casa, ¿QUIÉN? ¡Vaya que es necesario un hermano!

¡Felicidades Paco!

No vayas a caer en la apatía que muchos enfermeros(as) muestran a la gente que acude a ellos en busca de ayuda, si llegaras a hacerlo, te juro que te cuelgo de los……..¡Lo Juro!

Anuncios

El Distraído

Revisando mi blog me dí cuenta de que suelo escribir acerca de lo que viví hace un bueeeen rato -por no decir años-. Y ahora que lo pienso debe ser a que siempre he sido muy distraído; siempre pienso en lo que voy a hacer y no en qué hago ahora; y cuando hago reflexión sobre algo, no es sobre un hecho de ayer o antier, No; me voy mucho tiempo más hacia atrás por un motivo: el hecho de no concentarme en lo que hago, me deja muchos pendientes que no me sirven de nada resolver hoy, detalles como olvidar más de 15 veces al año mi mochila y lentes en casa cuando iba a la escuela en la primaria -cosas que aún me pasaron en la Facultad-, detalles como olvidar cumpleaños de las personas que me rodean, incluyendo el mío; detalles como olvidar citas con chicas, citas que días o meses antes me hicieran personaje de tan preciados sueños.

Hoy, a mis 27 años -casi 28- ésto sigue pasando, incluso se me ha llegado a olvidar cobrar mi sueldo cada fin de semana. ¡Me lleva!

Fantasmas y demonios, o sólo coincidencias

Hace unos días escribí sobre el Mochuelo, el gato que estuvo con la familia hace un par de años, redacté algo sobre él porque me dió por escanear imágenes variadas que tengo en casa y entre ellas se encontraba ese dibujo que me ayudó a sobreponerme cuando falleció -era mi primer mascota y ya sabrán lo que eso duele, conservo el dibujo enmarcado-; y recordé un dato curioso que sucedía poco antes de que él llegara: en casa pasaban algunas cosas raras.

Yo no sé si existan los fantasmas, los demonios o un dios que lo pueda todo -me considero ateo agnóstico-, pero antes de que llegara el Mochuelo, yo sentía que al dormir, algo se me subía -y desgraciadamente no era una chava-, sentía que oprimían mi cuerpo contra el colchón y por más que intentaba no conseguía despertar, me estresaba demasiado porque cuando creía estar despierto resultaba que aún dormía, y el sueño que tuviera en ese momento que parecía durar 30 segundos -quien sabe cuanto tiempo era realmente- se repetía constantemente en una sola noche.

Platiqué todo con una amiga de un empleo anterior, ella me empezó a contar acerca de unos demonios llamados súcubus e incubus; los primeros, según ella, son demonios femeninos que extraen el sémen de los hombres con el fin de seguirse reproduciendo; los segundos son demonios masculinos que atacan a cualquier persona y de cualquier forma, incluso sexual -afortunadamente no fue mi caso jajajaja-. Me explicó que al momento de “atacar” a una persona, estos “seres” atacan la mente, manipulando los sueños, aprisionándola en ellos para evitar que el estado consciente aparezca y defienda su integridad -como historia es buena ¿no?-.

Bueno, no pasaba solo esto, algunas cosas de la casa se caían al suelo sin razón aparente, incluso si estaban bien centradas en la mesa o en algún otro mueble. Los vecinos dicen que la casa en que vivimos había sido habitada por un par de ancianos que fallecieron en distintas fechas y, que a veces podían ver a la ancianita rondando por el lugar.

Yo, esto lo atribuía al viento –lo de los objetos– y al estrés –todo lo demás– que posiblemente me causara el que estuviera cerca la fecha de presentar mi exámen profesional, todo empezó como 3 meses antes y pasaba casi a diario -aunque no recuerdo haber estado nervioso hasta unas horas antes del exámen y, lo de la caída de objetos pasaba desde que llegamos ahí, 2 años antes-. Presenté, aprobé y por casualidad ese mismo día llegó el Mochuelo; lo abandonaron en la calle, se metió a la casa y, por más que lo corríamos regresaba, por eso se quedó.

Curiosamente llegó el gato y nada de lo que ya comenté volvió a ocurrir, ni los sueños malos, ni la sensación de cuerpo cansado y pesado que le precedían, tampoco la caída de objetos, etc. ¿Sería casualidad?

No recuerdo donde había leído o escuchado que los gatos podían ver cosas que nosotros no, cosas “sobrenaturales”, que podían proteger a la gente de cosas distintas a los roedores o aves molestas.

No sé si esto sea cierto, solo sé que desde que apareció el Mochuelo volví a dormir tranquilo y, que desde que falleció, la silla en que le gustaba recostarse se siente un poco más pesada que las otras.

Adiós a “spaces.msn.com” y a Blogger

Desde que empezé a leer blogs, sobre todo el Pensadero de Canek -aproximadamente hace 1 año-, me nació la obsesión por tener uno propio, no sabía qué tanta gente iba a leerlo y la verdad no me importa -pero se agradece mucho que dejen comentarios, que aporten sus ideas y que compartan lo que quieran con la gente que ande por aquí- , la cosa era tener un espacio donde meter todo lo que se me ocurra.

Hace poco volví a utilizar el messenger de hotmail después de una ausencia de más de 10 meses, me extraña que no me lo cancelaran; y me encontré que por medio de éste podía crear un blog personal, crear entradas, moderar comentarios y demás, hasta ahí todo bien; pero tiene un gran inconveniente, cada vez que trato de ingresar en él me muestra error, que no tengo permitido “temporalmente” hacer algún movimiento, ni siquiera consultarlo. Y ésto no es sólo con mi blog, también con los de mis contactos de messenger tanto en mi trabajo como en mi casa.

Creí que en mi trabajo podría ser algún tipo de virus o falla de conexión lo que provocaba esto, que es muy frecuente porque no soy el único que utiliza la Pc, ¡PEEEERO EN MI CASAAAA!, con antivirus, conexión segura con sólo dos usuarios y con un mantenimiento casi diario de mi Pc debido a la adoración que le tengo por lo que me costó…..¡NO ES POSIBLE!

Casi a la par de ése blog, inicié otro con BLOGGER, que traté de mantener porque parecía más estable, y lo era pero tenía un pequeño detalle que no me gustaba; para que cualquier persona pudiera dejar comentarios tenía que tener una cuenta de Blogger -aunque si podía cambiar eso, el formato de blogger es muy incómodo-.

Ahora he llegado a WordPress y parece un buen sitio de hospedaje, es un poco más difícil acostumbrarse a él pero sí es mucho mejor que “spaces” y blogger.

La Torre Oscura

Hace que será….. unos 6 ó 7 años, un camarada de la Facultad me prestó un libro llamado LA TORRE OSCURA “La Hierba del Diablo”, de Stephen King. Hasta donde me contó (en aquel tiempo), ese libro sólo era el primero de 7 que formaban la historia que aún no se terminaba de traducir al español; lo leí, y me quedé enganchado con la narración por las siguientes razones:

– La historia es compleja, pero no difícil de imaginar.

– La narrativa es una mezcla de diferentes géneros, contiene elementos de western combinado con el medioevo, magia con tecnología -en decadencia-, suspenso, terror, amor, casi todo lo que me gusta en una historia.

– El personaje principal, Rolando de Gilead es un pistolero, astuto, de pocas palabras y con una idea fija en la cabeza: Encontrar la Torre oscura, para qué, no sé, aún no leo los últimos libros.

– Los personajes principales no son héroes realmente, más bien antihéroes, con limitaciones a las que se van sobreponiendo, y algunos de los principales mueren -hasta 2 veces-.

Chagoman -mi camarada- me prestó los primeros 3 libros, muy buenos cada uno de ellos, y fueron los únicos que leí en ése entonces porque apenas estaba saliendo a la venta el libro 4 aquí en México.
Desde hace año y medio traté de conseguir los libros y me encontré que ya se había concluído la saga, y desgraciadamente que los libros ya no estaban en catálogo en México, y si no me equivoco, en ningún otro lado.La semana pasada, no sé porqué, me puse a buscar en internet sobre esta serie y ¡SI!, ¡POR FIN!, encontré no sólo los 3 libros que ya había leído, sino que también encontré los 4 que faltaban; ahora leo el libro 4, muy bueno porque en él se puede descubrir el porqué del actuar de Rolando, uno se dá cuenta de donde viene; y hasta donde voy, se cuenta un poco de porqué su búsqueda de la dichosa Torre, además conserva ese cautivante modo de contar la historia, y los diálogos….¡QUE DIALOGOS!, vulgarmente disfrutables, “sin pelos en la lengua”, un ejemplo de ellos -y eso que no son de los personajes principales- :

—¡Los malditos ladrones han prendido fuego a la casa! —dijo María, utilizando su jerigonza—. ¡Venid a echar una mano!—Pero María, tenemos órdenes de vigilar…

—¿A la putita encerrada en la despensa? —replicó María con los ojos encendidos de rabia—. ¡Vamos, idiotas, antes de que arda toda la casa, o tendréis que explicarle al señor Lengyll por qué os quedasteis aquí, tapándoos el culo con el dedo para que no se os escaparan los pedos, mientras toda la Costa ardía a vuestro alrededor!

¡JAJAJAJA! ¡Vaya que me gusta esta serie!

Por si quieren leer estos libros (poco más de 300 pag. el más corto, el más extenso está por encima de las 900 pag), dejo la siguiente dirección:

http://biblioking.iespana.es

En ella se encuentran la mayor parte de los libros de King, y se incluye el poema en el cual se inspiró para escribir La Torre Oscura.